Residencia01
VER MÁS
Las personas mayores han sido el colectivo de mayor vulnerabilidad ante la pandemia del coronavirus que ha sacudido todo el planeta. La Covid-19 ha enfatizado las necesidades de cuidados que tienen las personas ancianas, las que nos lo dieron todo, en lo que respecta a su derecho a la salud. Detrás de las cifras estaban las historias de una generación que sufrió una Guerra Civil y que se sacrificó para conseguir un estado de bienestar. Residentes, familiares y trabajadores se han enfrentado a un inmenso duelo con escasos recursos y un escenario de miedo e incertidumbre. La residencia de mayores San Carlos de Celanova (Ourense) fue de los primeros centros de mayores en registrar un contagio masivo por el nuevo coronavirus y fue considerada la “zona cero” de Galicia. Sus trabajadoras, en primera línea y enfundadas con los equipos de protección, sufrieron semanas de mucha tensión, trabajando durante jornadas maratonianas con medios insuficientes. 9 residentes fallecieron y más de 40 se contagiaron, además de 18 trabajadoras. Las profesionales de la residencia San Carlos han sido heroínas en la guerra contra un enemigo invisible que las puso contra las cuerdas cuando, en la tercera semana de marzo, el centro se convirtió en uno de los mayores focos de contagio.
RESIDENCIA05 RESIDENCIA06 RESIDENCIA07 RESIDENCIA08 RESIDENCIA09 RESIDENCIA10 Residencia12 Residencia13 RESIDENCIA12 RESIDENCIA13 RESIDENCIA14 RESIDENCIA15 RESIDENCIA16 RESIDENCIA17 RESIDENCIA18 RESIDENCIA19 RESIDENCIA20 RESIDENCIA21 RESIDENCIA22 coidar-01 RESIDENCIA24
instagram-blanco-40x40 twitter-blanco-40x40 facebook-blanco-40x40